¿Decides cuando mirar el móvil o lo hace él? ¿Te da ansiedad o nerviosismo no tener el móvil al lado? Veamos cuales son tus malas prácticas con el uso de las pantallas y cómo podemos remediarlo.

Comencemos por el principio,

¿QUÉ ENTENDEMOS POR MALAS PRÁCTICAS?

Podemos ver estas malas prácticas en acciones como tener el móvil constantemente en la mano, vigilado, o interrumpir una conversación por una notificación. Por otro lado, podemos terminar notando ansiedad por separación del teléfono, sensación de alivio de nuestro estrés o ansiedad cuando navegamos por redes sociales.

Desde hace unos años ya se ha acuñado el término nomofobia, que se refiere al síndrome del miedo a salir de casa sin el móvil. Este término actualmente no está incluido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales.

Sin embargo, las primeras investigaciones sobre este tema detectan en la adicción al móvil características parecidas a otras dependencias, como el consumo de drogas. Los síntomas que recuerdan a esta adicción pueden ser algunos de los siguientes: la pérdida del control al no poder utilizar el dispositivo, también suele darse el síndrome de abstinencia o tolerancia al uso.

Para ponerte en situación, algunos estudios afirman que el 50% de los usuarios son dependientes de ellos, mostrando altos grados de ansiedad y malestar cuando detectan el nivel de batería baja, fuera de cobertura o separación del dispositivo.

¿Esto quiere decir, que el mero hecho de utilizar el teléfono nos hace adictos a él? No, el uso de pantallas no es una circunstancia adictiva, y se da cuando se realiza un uso indebido y excesivo del mismo, generando una necesidad patológica de estar pendiente de él en todo momento. 

¿CÓMO PUEDO DETECTAR SI SOY ADICTO AL MÓVIL?

1. ESTÁ DENTRO DE NUESTRA RUTINA

¿Lo primero que haces cuando te despiertas es mirar el móvil desde la cama? ¿Es lo último que hiciste antes de dormir?

Este es uno de los primeros síntomas de la adicción, suele ir acompañado de la sensación de intranquilidad si no tenemos el dispositivo cerca cuando nos vamos a dormir.

2. EL MÓVIL TE PERSIGUE

Más bien lo paseas. Vas al servicio, y te llevas el teléfono, vas a la cocina y lo coges… tienes que hacer una tarea y la interrumpes porque siempre tienes le móvil cerca y aprovechas para contestar esa notificación, o sin más, descubres que estás navegando por las redes sin un objetivo definido.

3. O CONMIGO O NADA

Sientes la necesidad de tenerlo siempre al alcance de la mano, y vives el “infartito” cuando no lo encuentras. Te entra una sensación de pánico por no tenerlo a la vista. Este síntoma es más grave cuando somos de los que llevamos el móvil en la mano y no en el bolsillo.

4. SIN PREVIO AVISO

¿Cuántas veces te has descubierto mirando la pantalla sin más, por si hay alguna notificación nueva, o estás navegando desde hace 10 minutos y no eres capaz de describir lo que has visto?

Estás haciendo un uso del dispositivo compulsivamente, este patrón demuestra dependencia.

5. MI INVITADO EN LAS COMIDAS

¿Comes con el teléfono en la mesa? Si no eres capaz de comer sin consultar el teléfono, ten cuidado es uno de los primeros síntomas de adicción al dispositivo.

6. UN AMIGO MÁS

Otro síntoma común es la sensación o necesidad de usar el teléfono mientras estás en una reunión de amigos o familia.

7. LA BATERÍA INAGOTABLE

Es sabido por todos, que cuanto más uso del dispositivo más consume, y por ello se descarga antes. Un dispositivo que se uso de forma “correcta” no debería terminar su batería antes de acabar el día.

8. MI GRAN DISTRACCIÓN

¿Conoces el término “procrastinar”? Esto es común realizarlo con el teléfono. Me explico, cuanto estamos realizando una tarea importante, y la dejo a medias para consultar el teléfono, para de nuevo, no ver nada en él.

9. VIBRACIÓN FANTASMA

Y, ¿Qué me dices de sentir que el teléfono ha vibrado o sonado y al consultarlo no había nada? Esto es otro claro síntoma de adicción.

10. MIRAR EL MÓVIL ME RELAJA

Es tu nuevo entretenimiento que, sin motivo aparente, te produce una sensación de relajación que no te producen otras cosas. Te da paz y tranquilidad, y vives el estado de “Flow” cuando lo usas. Para que me entiendas, esa sensación de túnel, que hace que creas que han pasado 2 minutos, cuando ha pasado media hora.

LA IMPORTANCIA DE DETECTAR QUE TENGO NOMOFOBIA

Esta dependencia produce efectos negativos a largo plazo.

El primero de ellos, es el cambio de patrones en nuestras relaciones sociales, nos obliga a crear y priorizar relaciones a través de aplicaciones y minimiza la presencia de otra persona, haciéndonos aumentar nuestro usa de estas aplicaciones.

En segundo lugar, existen situaciones a las que nos exponemos, como, por ejemplo, utilizar el teléfono mientras conducimos. También disminuye nuestra capacidad de atención y concentración.